La edición 2014 del Rally Dakar partirá en enero desde la ciudad de Rosario. Los Verdes nos oponemos a esta carrera, promocionada como un evento deportivo de alta exigencia, un millonario negocio que produce altísimos impactos en los ecosistemas que atraviesa, degrada la calidad de vida de sus habitantes y ha causado muchas muertes.

Hace poco, la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Rosario impulsó el concurso de diseño de remeras "Ponete la Camiseta del Dakar". Nosotros te hacemos una contrapropuesta: mientras la ciudad te pide que te pongas la camiseta del Dakar, te invitamos a que uses la camiseta de Los Verdes cuestionando el rally.

Diseñá tu propia remera, usando esta aplicación y sumate vos también a la protesta que Los Verdes lanzamos en Rosario. No queremos Dakar ni acá, ni en Sudamérica.

Iremos mostrando las mejores remeras en nuestras redes sociales y en nuestra página la web. Decile No al Dakar.

En Twitter: #bastadedakar

¡Publicar!

Diseños de los que ya se animaron

Últimas remeras

Los Verdes nos oponemos al Rally Dakar

La ciudad de Rosario ha sido elegida como punto de partida del Rally Dakar 2014. Esta edición recorrerá también Santa Fe, San Luis, Mendoza, Córdoba, San Juan, La Rioja, Catamarca, Tucumán, Jujuy y Salta para luego cruzar hacia Bolivia.

Consideramos que este tipo de competencia debe desaparecer porque genera impactos irreversibles y por los valores que promueven. Se trata de una parafernalia mecánica que insume recursos, contamina, destruye la naturaleza y el patrimonio paisajístico, arqueológico y cultural de los lugares por donde pasa. Su principal mensaje es el dominio de la naturaleza.

Mientras la Municipalidad de Rosario se considera un “ejemplo en cuanto a la promoción y desarrollo de políticas deportivas orientadas hacia la inclusión sociocultural” avala esta competencia que nada tiene que ver con eso. Es un multimillonario negocio para que las empresas desplieguen sus innovaciones tecnológicas poniendo en riesgo la vida de competidores, equipo y ajenos a la competencia. El Dakar contabiliza en su haber decenas de personas muertas y es, sin dudas, la expresión más retrógrada y peligrosa del automovilismo actual.

Es preciso construir otra manera de relacionarnos con las personas y con la naturaleza y el Rally Dakar representa la antítesis de esta idea. Continuar con este tipo de espectáculos que produce graves daños nos reduce a la época del circo romano.

Los Verdes sumamos nuestra voz a la de innumerables organizaciones sociales y ambientalistas y pedimos la erradicación de este evento. No más Dakar en Argentina, ni en Sudamérica, ni en ninguna otra parte del mundo: ninguna competencia justifica la muerte, ni la destrucción de ambientes y recursos únicos.

Volver

Septiembre 2013

Rally Dakar: triste y lamentable “honor” para Rosario

Por Gonzalo Gorostarzu y Elba Stancich*

Por sexta vez en Sudamérica, el Rally Dakar 2014 recorrerá más de 8.500 km de caminos de Argentina, Bolivia y Chile, atravesando una gran diversidad de terrenos “donde solo los verdaderos pilotos del desierto se sentirán a sus anchas”.

Rosario es la ciudad elegida para ser la sede de largada de la próxima edición de esta carrera de nivel internacional.

Las declaraciones que apuntan a posicionar a la ciudad en el “candelero internacional”, cálculos estimativos de los ingresos económicos que podría significar, y el entusiasmo que genera ser la sede de un evento de estas características, ocultan o minimizan qué tipo de valores se ensalzan con esta competición.

La imagen del todoterreno vinculada a la aventura y el descubrimiento de la naturaleza y el premio para quien tiene el valor y el aguante para sortear obstáculos peligrosos, supone la premisa de dominación de la naturaleza. Los conductores no registran el paisaje, los ambientes naturales son un obstáculo, un desafío, un adversario a ser derrotado. Estos vehículos tienen gran capacidad destructiva, su mayor volumen, peso y potencia implican mayor consumo de energía y mayores emisiones contaminantes, además de ser peligrosos también para quienes no son sus conductores. Así lo demuestra la historia de esta competencia que, desde sus comienzos en 1978, produjo más de 50 víctimas, entre los que hay 11 niños. “Los fallos, por pequeños que sean, se pagan caros”, dicen los promotores del Dakar hablando de sus valores.

La competencia transmite una mirada sobre los ecosistemas altoandinos como espacios recreativos ideales para poner a prueba habilidades de manejo o la calidad de los vehículos. Mitsubishi, Honda y Michelin están entre los promotores del evento y, como tales, promueven el turismo de aventura fuera de rutas, despreciando la fragilidad de estos ecosistemas. En esta edición participarán 183 motos, 38 cuatrimotores, 153 coches, 75 camiones y 365 vehículos de asistencia; un total de 814 vehículos alterando y contaminando los sitios por donde pasarán. Uno de los lugares en riesgo es el Salar de Uyuni, ubicado en Bolivia al que se suman otros lugares de similar importancia en la región.

Los desiertos son ecosistemas frágiles, la UNESCO manifestó su preocupación por el paso del rally por sitios arqueológicos y los impactos que puede provocar. “Estos impactos resultan en erosión, pérdida del suelo, daño a costas y márgenes de ríos y compactación del suelo. Respecto de la fauna silvestre y doméstica se registran muertes por atropellos, pérdida de juveniles en zonas de reproducción y anidamiento y efectos indirectos por disturbios al suelo, agua y vegetación. Se ha comprobado que el paso de vehículos acelera el ritmo cardíaco y función metabólica de los animales y aumenta su nivel de stress causando fallas reproductivas o mortalidad”, explica Patricia Marconi del Grupo de Conservación de Flamencos Andinos.

Mientras en la ciudad de Rosario se debate un Plan de Movilidad Sostenible, que reconoce la necesidad de un cambio en el modelo de transporte actual hacia otro que signifique menos contaminación y que sea más saludable y beneficioso socialmente, festejar ser la sede del Rally Dakar es promover exactamente lo contrario a esa concepción.

Para la largada del Dakar, la Nación aporta 70 millones de pesos que se usarán para “mejorar” la Av. Belgrano, dinero que el municipio acepta gustoso y sin ningún prurito para asfaltar el característico e histórico empedrado que es parte también del patrimonio de la ciudad. Dinero que llega rápido, acorde al evento, en tanto la gestión para conseguir inversiones para resolver necesidades mucho más urgentes como cloacas se hace esperar.

Las toneladas equivalentes de carbono que el Dakar dice compensar y sus subvenciones sociales, no evitan el daño que ocasiona, solo intentan lavar una imagen, en una competencia que mueve mucho dinero, y eso es lo más importante.

El compromiso con el cambio urgente y necesario tiene que ser real y sostenido, y la coherencia y el ejemplo los tienen que dar la dirigencia política. Apoyando y celebrando esta competencia peligrosa no están dando el mejor de los ejemplos, ni demuestran compromiso ambiental alguno, más bien lo contrario.

*Los Verdes Santa Fe
santafe@losverdes.org.ar
www.losverdes.org.ar

Twitter: @gongor1971 - @estancich - @somoslosverdes

Volver

Proyecto de Declaración

Ciudad, Provincia, Libre de Dakar

Fundamentos

Rosario ha sido elegida como el sitio de largada del Rally Dakar 2014, una competencia mecánica que insume ingentes recursos, genera contaminación de todo tipo, avasalla la naturaleza y es un ejemplo paradigmático del exitismo dispendioso.

Las autoridades promueven este evento como una oportunidad de mostrar la ciudad al mundo apareciendo como un “ejemplo en la promoción y desarrollo de políticas deportivas orientadas hacia la inclusión sociocultural”.

Pero esta competencia nada tiene que ver con esos valores.

Este espectáculo está montado solo para hacer un gran negocio, donde las grandes empresas despliegan sus innovaciones tecnológicas poniendo en riesgo la vida no solo de los competidores y del equipo que los acompaña sino de otros muchos ajenos a la competencia.

Esta competencia es la expresión más retrógrada y peligrosa del automovilismo.

Hasta 2008, partía de alguna ciudad europea y llevaba a los corredores hasta Dakar, la capital de Senegal. Durante muchos años la carrera partió de París. En el año 2008 la carrera fue suspendida por recomendación del gobierno de Francia ante posibles atentados terroristas. Desde entonces, el rally se ha desarrollado entre los países americanos de Argentina y Chile, incorporándose luego Perú y Bolivia.

En su trazado, el Dakar echa por tierra el esfuerzo de mucha gente por conservar sitios del alto valor arqueológico, cultural y natural estableciendo obstáculos a ser superados a la mayor velocidad. Es la peor opción para hacer conocer paisajes y promover el turismo.

El dinero que eventualmente ingrese a las arcas estatales, de ninguna manera puede justificar esta verdadera promoción de una cultura de conquista y avasallamiento del medioambiente.

Durante la edición del año 2005, 24 organizaciones no gubernamentales, ecologistas y sindicales, suscribieron un manifiesto pidiendo la supresión del rally, al que tachaban de espectáculo publicitario para ricos en el continente de la pobreza y criticaban la utilización de África, destrozada por el SIDA, el hambre, las guerras y el endeudamiento, como terreno de juego.

La edición de 2008 quedó salpicada por amenazas terroristas por parte del grupo terrorista Al Qaeda que llevaron a la suspensión de la prueba en África por recomendación del gobierno francés.

Fue esa la razón por la que se decidió que la siguiente competencia se celebraría en América, pasando de Europa-África a Argentina-Chile.

Una vez más se monta un espectáculo para los ricos del mundo en un escenario en el que abunda la necesidad y la pobreza.

Los impactos que genera y los símbolos y valores que promueve son totalmente contrarios a los desafíos ambientales y sociales que tenemos que enfrentar en nuestra región y en el mundo.

El siglo 21 nos reclama otra manera de relacionarnos con las personas y con la naturaleza. Las evidencias de que es urgente un cambio de rumbo están a la vista. Ocasionar más daños al medioambiente por diversión y espectáculo nos reduce a la época del circo romano.

Es por todo ello que sostenemos que el Rally Dakar y competencias similares deben desaparecer y proponemos que se prohíba definitivamente espectáculos de estas características en territorio de nuestra provincia.

Por lo que solicitamos a los señores legisladores de nuestra Honorable Cámara de Diputados consideren la aprobación del siguiente proyecto de Ley.

Art. 1- Declárese el territorio provincial Libre de Dakar, prohibiéndose la realización y/o participación en el llamado rally Dakar ó cualquier competencia automovilística de características similares, quedando excluida la ciudad, provincia del recorrido de estas competencias automoviĺísticas.

Art.2- De forma.

Volver

Antecedentes

El Rally Dakar (anteriormente Rally París-Dakar) es una competición anual organizada por la Amaury Sport Organisation (ASO) a partir de 1979 y disputada durante las primeras semanas de enero. Es considerado uno de los rallies más duros y el más famoso del mundo.

Hasta 2008, durante el tiempo que duraba la prueba, los corredores iban desde alguna ciudad de Europa hasta Dakar, la capital de Senegal. Hasta la edición de 1994 la carrera partió de París; desde 1995 fue cambiando su lugar de inicio por diversas ciudades europeas (como Granada o Lisboa). Esta decisión estaba impulsada por motivos publicitarios o políticos, puesto que la verdadera competición no comenzaba hasta que se entraba en África. Asimismo, el final de la prueba tampoco ha sido siempre Dakar.

Debido a que en 2008 fue suspendido por recomendación del gobierno de Francia ante posibles atentados terroristas; desde 2009 el rally se ha desarrollado entre los países americanos de Argentina y Chile. En 2012 y 2013 también se incluyó a Perú y finalmente para el 2014 también estará Bolivia.

Los ciudadanos africanos veían las carreras a lo largo de la ruta trazada en el desierto y muchos han muerto atropellados. Esto ha suscitado una gran polémica.

Durante la edición del año 2005, 24 organizaciones no gubernamentales, ecologistas y sindicales, suscribieron un manifiesto pidiendo la supresión de la carrera, a la que consideraban un rodeo publicitario en el continente de la pobreza y criticaban la utilización de África, destrozada por el SIDA, el hambre y el endeudamiento, como terreno de juego, pese a que los equipos participantes colaboran con el desarrollo de dichas zonas, a través del aporte de medicamentos y ayudas logísticas para los hospitales.

Las tres primeras ediciones en Sudamérica (2009, 2010 y 2011) tuvieron su punto de partida en la Ciudad de Buenos Aires. La del 2012 lo hizo desde Mar del Plata y la del 2013 desde Lima, Perú.

Recientemente la Ciudad de Buenos Aires anunció que va a discontinuar con el circuito del TC 2000 en las calles porteñas debido a los cuestionamientos por el impacto ambiental que rodearon a las dos ediciones celebradas del Turismo Competición. Apuestan a la Fórmula E, con autos eléctricos, que no emite ni ruidos ni gases, “porque se trata de la tecnología que viene, en sintonía con todas las políticas que promueven una ciudad verde", dijo el subsecretario de Deportes porteño, Francisco Irarrázaval. De lo que se desprende que también se despiden del Dakar.

Accidentes mortales

Veintitrés participantes han muerto durante la disputa de alguna de las ediciones del Rally Dakar. En 1986, falleció el fundador de la prueba, Thierry Sabine, al estrellarse el helicóptero en el que viajaba junto a otros cuatro pasajeros.

  • 1979 Patrick Dodin, motociclista, a causa de una caída.
  • 1982 Bert Oosterhuis, motociclista, a causa de una caída.
  • 1983 Jean Noël Pineau, motociclista, atropellado.
  • 1986 Yasuo Kaneko, motociclista, en un accidente.
  • 1988 Kees Van Loevezijn, copiloto de camión, en un accidente.
  • 1988 Patrick Canado, copiloto de auto, en un accidente.
  • 1991 Charles Cabannes, conductor de camión, por un disparo.
  • 1991 Laurent Le Bourgeois y Jean Marie Sounillac, piloto y copiloto de coche, en un accidente.
  • 1992 Gilles Lalay, motociclista, atropellado.
  • 1994 Michel Sansen, motociclista, por una caída.
  • 1996 Laurent Gueguen, conductor de camión, por una explosión producida al pisar una mina.
  • 1997 Jean Pierre Leduc, motociclista, por una caída.
  • 2003 Bruno Cauvy, copiloto de coche, en un accidente.
  • 2005 José Manuel Pérez, motociclista, por una caída.
  • 2005 Fabrizio Meoni, motociclista, por un paro cardíaco.
  • 2006 Andy Caldecott, motociclista, por una caída.
  • 2007 Elmer Symonds, motociclista, por una caída.
  • 2007 Eric Aubijoux, motociclista, por un paro cardíaco.
  • 2009 Pascal Terry, motociclista, por edema pulmonar.
  • 2010 Jean-Michel Baron, motociclista, por caída (1986), muere después de estar en estado vegetativo durante 24 años.
  • 2012 Jorge Martínez Boero, piloto de moto, traumatismo de tórax.
  • 2013 Thomas Bourgin, El joven piloto de motos de 25 años, colisionó de forma frontal con un vehículo policial cuando realizaba el enlace entre Calama y Salta en el kilómetro 140 de la ruta 27, cerca del Paso de Jama.

La siguiente lista corresponde a personas que no tenían ninguna relación con el Rally Dakar. El número de fallecidos se eleva por encima de la media centena si se añaden las muertes de otras personas, desde niños y mujeres de localidades africanas, a mecánicos o periodistas que cubrían el evento.

  • 1982 Muere un niño maliense, que jugaba en la ruta, arrollado por un vehículo de la prueba.
  • 1984 Una madre maliense muere y su hija resultó gravemente herida tras ser embestidas por un Range Rover que daba vueltas de campana, en Burkina Fasso.
  • 1985 Muere una niña nigeriana al ser atropellada por un coche de la prueba. Otra niña de 10 años muere atropellada en Mauritania.
  • 1988 Mueren atropellados una mujer y un niño en Mauritania. Muere una niña en la aldea maliense de Kitta. Dos niños y una mujer mueren atropellados en Malí, por un vehículo de asistencia del Rally Paris-Dakar.
  • 1994 Muere un niño senegalés al ser arrollado por un vehículo de asistencia.
  • 1996 Una niña guineana muere tras ser atropellada por el motociclista francés Marcel Pilet (KTM).
  • 1998 Cuatro personas mueren tras una colisión entre un taxi y un vehículo de la prueba ocurrida al sur de Nuakchot, la capital mauritana.
  • 2006 Boubakar Diallo, un niño guineano de 10 años, muere atropellado entre Lobé y Tambacounda por un vehículo de la Prueba Lisboa-Dakar. Esta fue la primera vez que la prensa publicó el nombre de una víctima "no piloto" del París-Dakar. Muere atropellado un niño senegalés, esta vez de 12 años de edad, entre Tambacounda y Dakar, por un camión de apoyo logístico en Senegal.
  • 2009 Dos personas al colisionar un vehículo particular con un camión de asistencia en el tramo entre La Serena y Ovalle.
  • 2010 La espectadora Natalia Sonia Gallardo muere atropellada en cercanías de Alpa Corral en una zona no reglamentaria en la provincia de Córdoba, Argentina, por la camioneta Desert Warrior (número 418) conducida por el alemán Mirco Shultis y navegado por el checo Ulrich Leardi.
  • 2011 Marcelo Reales, de 42 años, que manejaba un Rastrojero, fue embestido por una Toyota Hilux que llevaba el número 410, conducida por el piloto Eduardo Amor, en un tramo de enlace en cercanías de la ciudad catamarqueña de Tinogasta. También dos trabajadores perdieron la vida mientras montaban una carpa antes de que iniciara la competencia.
  • 2012 Dos personas, un hombre de 37 años y su hijo de 11, mueren al estrellarse con su avioneta en la que viajaban con la intención de seguir el trayecto de los pilotos. Un motociclista colombiano pierde la vida tras perder el control de su vehículo mientras intentaba seguir el Rally Dakar en Perú.
  • 2013 El chofer de colectivo, Arturo Maquela López, y el pasajero Humberto Gómez Vera, mueren luego de chocar frontalmente contra una camioneta de auxilio del rally en el kilómetro 1323 de la ruta Panamericana Sur, cerca de la frontera de Perú con Chile, en el municipio de Tacna. Como resultado de este accidente, otras diez personas resultaron heridas. En el choque también participaron otros dos vehículos, uno de ellos también formaba parte de la flota de apoyo del Dakar.

Fuente: Wikipedia

Volver